Chital. PN Corbett, India.

miércoles, 25 de marzo de 2020

Viaje naturalistico Norte India (X)

Norte India: Parque Nacional Corbett y Río Kosi.  
(23 de Noviembre 2019)

Primera de las tres jornadas que dedicamos íntegramente a la visita del Parque Nacional (PN) Corbett. Realizamos 2 safaris, por la mañana a primera hora y después de comer en el hotel Tiger Camp. A mediodía volvimos a escaparnos al río Kosi, que habíamos visitado la tarde anterior, puesto que quedaban aún especies interesantes por visitar. Oriol no se encontraba muy bien y se quedó por la mañana en el hotel, si la memoria no me falla. 

Siguiendo la tónica habitual, madrugón importante para poder estar en el PN Corbett cuando aves y animales se despiertan y están más activos. De hecho realizamos un total de 3 safaris por la misma zona del PN, por lo que nos familiarizamos bastante con su topografía, especialmente en la entrada. La primera parada fué al cruzar el río, donde vimos a nuestra familiar cigüeña negra. Supongo que es un juvenil por el plumaje. 

 Cigüeña negra ó Black Stork (Ciconia nigra). 

 Ahora en vertical. 

Una escatológica premonición: excrementos frescos de tigre de Bengala. 

Lejana imajen de un muntíaco común ó Indian Muntjac (Muntiacus muntjak). 

El frecuente ciervo moteado ó Spotted Deer (Axis axis). En la India chital

Enseguida se llega a una zona con unas edificaciones del PN, donde hay que formalizar la entrada. Aprovechamos para ir a los servicios y dar una vuelta por los alrededores, con fauna de lo más interesante, incluido un elefante asiático domesticado. Por la tarde veríamos uno "de verdad". 

Las abundantísimas lantanas, que en Europa son plantas ornamentales. 

Elefante asiático ó Asian Elephant (Elephas maximus). Estaba domesticado. 

Avefría fluvial ó River Lapwing (Vanellus duvaucelii). 

Ejemplar joven de chital

 Nuestra familiar, pero no por ello menos bonita, abubilla 
común ó Common Hoopoe (Upupa epops). 

Bulbul orfeo ó Red-whiskered bulbul (Pycnonotus jocosus). Es la única
imagen que tengo , ya que sólo lo vimos esta jornada y la siguiente. 

Tarabilla gris ó Grey Bushchat (Saxícola ferreus). La tengo de fondo de escritorio. 

Seguimos pajareando por las pistas. El día estaba nublado y con muy mala visibilidad de lejos. Nos entretuvimos bastante con un grupo de barbuditos, aves muy llamativas y bonitas. Afortunadamente Oriol pudo verlos en posteriores jornadas. Ahí van las imágenes, poco vistosas, ya que estaba nublado y las aves estaban a contraluz.  

 Barbudo listado ó Lineated Barbet (Psilopogon lineatus). 

 Vista dorsal del ave comiendo una pequeña baya o fruto. 

 Barbudo gorgiazul común ó Blue-throated Barbet (Psilopogon asiaticus). 

Se ven fatal, pero son vencejos arborícolas coronados 
ó Crested Treeswift (Hemiprocne coronata). 

Sólo falló 3 jornadas: el alcaudón schach ó Long-tailed Shrike (Lanius schach). 

Pito bengalí ó Black-rumped Flameback (Dinopium benghalense). 

Aunque el PN Corbett no es tan bueno para ver tigres como el PN de Ranthambore, teníamos esperanzas de volver a ver de nuevo a tan bello felino. Tuve la suerte de ir en el coche de cabeza cuando se nos cruzó un magnífico ejemplar de macho adulto. Lástima que no se giró para mirarnos, pero ahí queda la secuencia, que comparto con el resto de los compañeros del viaje que no tuvisteís la suerte de poder verlo. Ahí va en toda su magnificiencia el verdadero rey de la selva, el tigre (Panthera tigris), muy superior al león en todo: fuerza, belleza, poderío. Y encima no explota a las tigresas, aunque si que es verdad que las deja solas cuidando la prole. 







Después de este breve pero emocionante momento, seguimos recorriendo el PN a la "caza" de nuevas especies a las que inmortalizar con nuestras cámaras o retener en nuestras retinas, como, de hecho hizo Jim Corbett a partir de los años 20, en que cambió el rifle por la cámara fotográfica. Ahí van las imágenes de tan pacífica y reconfortante caza. 


Según muestro MAL es un joven de alcaudón tibetano 
ó Grey-backed Schrike (Lanius tephronotus). 

Ahora un chital que por la cornamenta parece un macho joven. 

Grupo de langures tarai (Semnopithecus hector). En inglés se llaman igual. 

Pito culigualdo ó Streak-throated Woodpecker (Picus xanthopygaeus). 
Eso si, el culo amarillo no lo veo por ningún lado...
o
Otro pito bengalí, en pose característica. 
 
Pito bengalí, de las pagodas o brahmán (es broma...) en vista dorsal. 

Juvenil de aguila variable ó Changeable Hawk-eagle (Nisaetus cirrhatus). 

Otro momento emocionante, o como mínimo interesante, fué poder ver de cerca al ancestro de los pollos y gallinas que tenemos en nuestros corrales. Se trata del gallo bankiva (Gallus gallus spp bankiva). Creemos que los gallos y gallinas domésticas han estado siempre entre nosotros, pero al igual que las patatas, los pimientos o las naranjas son en realidad originarios de lejanos países. Paramos de nuevo en la entrada del PN para ir a los servicios, aprovechando para ver algunas especies más. 

 Gallo bankiva ó Red Junglefowl (Gallus gallus spp bankiva). 

 Si es que estoy viendo un pollastre de pota blava del Prat de Llobregat...

 Tórtola moteada occidental ó Western Spotted Dove (Spilopedia suratensis). 

Otro ejemplar de tarabilla gris. 

Ya volviendo hacia la entrada del PN, paramos de nuevo en el río para ver un nutrido grupo de nuestras familiares cigüeñas negras. En este caso ya habían ejemplares con el plumaje adulto. Estaban pescando peces en el río, tan tranquilas, alguna de ellas con éxito, como vereís en las imágenes siguientes. 







Sin embargo, lo más interesante fué poder ver muy de cerca a un chacal dorado o Golden Jackal (Canis aureus) , que estaba entre las piedras del río. Supongo que se sienten más seguros en la periferia del PN, lejos de los tigres. Es un animal de lo más bonito, a pesar de los comentarios despectivos derivados de su nombre. Volvimos de nuevo al rio Kosi antes de comer. Ahí va una selección de imágenes del cánido, que ya os comenté que está en expansión en Europa Oriental. 


   



 


Nos dirigimos de nuevo al río Kosi, aunque en una zona río abajo de la que visitamos el día anterior. Estaba junto a un poblado y llena de gente, pero vimos muchas aves, muy interesantes y algunas muy bien. Además me puse las botas con la fotografía étnica, ya que las mujeres eran muy confiadas y simpáticas. Vamos primero con la fauna humana y doméstica. Las fotos no precisan comentarios. 
















Acabamos esta parte con las aves que vimos paseando por las orillas del río. Además de ver especies por así llamarlo insólitas, como el treparriscos, pude fotografiar bastante bien a un arrenga común y de fábula a un colirrojo fuliginoso, al que me pude acercar bastante. Vamos con las imágenes. Volvimos al hotel para comer antes de la salida de la tarde. 


Cormorán de Java o Little Cormorant (Microcarbo niger). 

Garceta común o Little Egret (Egretta garzetta). 

Colirrojo acuático ó White-capped Water-redstart (Phoenicurus leucocephalus). 

Colirrojo fuliginoso ó Plumbeous Water-redstart (Phoenicurus fuliginosus). 
Me gustó esta imagen rodeado por las algas. Se trata del macho. 

De esta imagen estoy especialmente contento por el detalle y el fondo. 

La hembra no es tan llamativa, pero tiene unos tonos muy agradables. 

Otra preciosa tarabilla gris.  

Un poco más cerca y en otra pose. 

El espectacular arrenga común ó Blue Whistling-thrush (Myophonus caeruleus). 

Se portó muy bien para la eskoria fotográfica. 

Nuestro familiar treparriscos ó Wallcreeper (Tichodroma muraria). 
Cuesta imaginárselo entre los cantos rodados de un río. 
 
Martín pescador común ó Common Kingfisher (Alcedo atthis). Que bonitos...

Según las notas es un buitre cabecirrojo o Red-headed Vulture (Sarcogyps calvus). 

Bulbul cariblanco ó Himalayan bulbul (Pycnonotus leucogenys). 

Autillo indio ó Indian Scops-owl (Otus bakkamoena). 
La foto es en los jardines del Tiger Camp. 

Acabamos la jornada con un segundo safari en el corazón del PN Corbett. Fué un magnífico broche para una intensa y productiva jornada, con el aliciente de ver en libertad a un magnífico ejemplar de elefante asiático, ver muy cerca a un simpático kakar y de nuevo en el mismo lugar a nuestro ya familiar chacal. Al día siguiente no lo vimos y nos preocupamos un poco por él. 

Macaco rhesus ó Rhesus Macaque (Macaca mulatta). 

´
Éste era un jovencito de ojos tristes. 

El muy ubicuo, conspicuo, frecuente, abundante y 
común pito bengalí. Va por ti Manolo jejeje. 

Abejaruco barbiazul ó Blue-bearded Bee-eater (Nyctiornis athertoni). 

Nuestro ya familiar chacal dorado. 

Personalmente lo encuentro de lo más bonito. 

Aquí creo que están los 4 vehículos de nuestro grupo. 

Unos guardas, "apatrullando" el PN Corbett. Llevaban rifle, por cierto. 

Uno de nuestros vehículos, con Shyam de guía. 

 Escinco de tres bandas (Eutropis triviattata). Si no corrígeme 
Miguel, docto ginecólogo/obstetra/herpetólogo del grupo. 

Permitidme que me entretenga un poco con este pequeño y simpático antílope de bosque que es el muntíaco común ó Indian Muntjac (Muntiacus muntjak). Yo prefiero llamarlo kakar, que es el nombre indio. Esta extendido por el Sudoeste asiático, incluida Java, Sumatra y Borneo, con un total de 15 subespecies. Es parecido a uno de nuestros corzos y, de hecho, ladra como ellos, aunque es de menor tamaño. A destacar que tiene unos pequeños colmillos, que sobresalen del labio superior, y que su ladrido y los gritos de los langures son aviso infalible de que el tigre esta cerca. Jim Corbett lo explica muy bien en La Sabiduría de la Jungla. 

Kakar en el lecho del río, de lo más tranquilo. 

Aquí lo vemos en el momento de ladrar. 

Vista lateral del kakar. Se insinúa el colmillo. 

Ampliación de la imagen anterior, en la que se aprecia mejor. 

Y, como no, también me explayaré con el mamífero más grande de Asia, que, evidentemente es el elefante asiático ó Asian Elephant  (Elephas maximus). Aunque su nombre científico parezca sugerirlo, es de menor tamaño que el elefante africano de sabana (Loxodonta africana), que llega a medir 4 m de altura y pesar 6-7 toneladas en los grandes machos. El elefante asiático se conforma con unos "modestos" 3,2 metros de altura y un peso de 4 toneladas en los machos adultos. Su distribución  es parecida a la del  kakar pero desgraciadamente quedan ya muy pocos en estado salvaje. Es conocido su larguísimo período de gestación (22-24 meses). Es más manso que su colega africano y se ha domesticado éxitosamente, siendo un trabajador de colosal fuerza y abnegación. 

 Macho adulto de elefante asiático. 

Estaba forrajeando unas grandes hierbas y se golpeaba las raíces en su dura testa, tras arrancarlas, para eliminar la tierra. Me pareció una especie de nazareno en Semana Santa golpeándose para expurgar sus pecados. Pocos debe de tener tan simpático proboscídeo. Ahí os dejo la secuencia de tan curioso pero sin duda práctico ritual alimentario. 



 
 Tenía unos buenos colmillos este macho.  

Pasamos al otro lado y lo pude fotografiar en vista lateral. 

Paisaje, casi de sabana en algunas zonas, del PN Corbett. 

Adulto de aguila variable ó Changeable Hawk-eagle (Nisaetus cirrhatus). 

Vimos a lo lejos una hembra de elefante asiático. 


Apunte histórico

Una duda que siempre me ha asaltado es si los elefantes de Aníbal eran africanos o asiáticos, pero acabo de comprobar que eran africanos. En la batalla de Rafia, en el año 217 antes de Cristo, en Palestina, se enfrentaron por primera y única vez en la historia elefantes africanos y asiáticos: 73 elefantes africanos de Ptolomeo IV de Egipto frente a 102 asiáticos de Antíoco II el Grande del Imperio Seleúcida. 



Copio la descripción de la batalla, con estos auténticos tanques de la antigüedad que eran los elefantes, en la que murieron 10.000 personas, que hizo el historiador Polibio, aunque fué escrita 70 años después de la batalla, por lo que es de suponer una cierta imprecisión en el relato.   

"Antíoco dió la señal de acometer y los elefantes dieron principio a la acción. Algunos de los de Ptolomeo hicieron resistencia a los de Antíoco, sobre cuyas torres era de ver el vivo choque de los combatientes, disparando lanzas, e hiriéndose mutuamente tan de cerca. Pero aún admiraba más ver batirse y herirse de frente los mismos elefantes, porque el reñir de éstos animales es de este modo: se enredan, se tiran dentelladas haciendo hincapié con todas sus fuerzas para no perder el terreno, hasta que el más poderoso aparta a un lado la trompa de sus antagonista. Una vez está torcida, le coge por el flanco y le hiere a mordiscos. al modo que hacen los toros con las astas". 

"La mayor parte de los elefantes de Ptolomeo temieron el combate. Esto es muy ordinario en los elefantes de Africa. A mi entender, consiste en que no pueden sufrir el olfato y bramido de los de la India, y asustados de sus magnitud y fuerza, emprenden la huida antes de que aquellos se acerquen, como efectivamente sucedió entonces. Porque alborotadas las bestias, desordenaron las líneas que tenían al frente, y oprimiendo a la guardia real de Ptolomeo la hicieron volver la espalda". 

Por tanto, los más grandes elefantes africanos se acobardaron ante los más pequeños elefantes asiáticos. Este hecho hizo suponer que los elefantes africanos eran de la especie de la selva (Loxodonta cyclotis), más pequeña, ya que los machos adultos sólo pesan hasta 2,7 toneladas. Sin embargo el análisis del ADN ha mostrado que los elefantes de Eritrea, que fueron los utilizados por Ptolomeo, eran elefantes de la sabana (Loxodonta africana), es decir los grandotes, por así decirlo. 

Resumiendo, Polibio tenía razón y Goliath se amilanó ante David, muriendo en la batalla 16 elefantes africanos y sólo 5 asiáticos. No obstante el vencedor final de la batalla fué Ptolomeo, ya que en realidad los elefantes era un elemento básicamente intimidatorio. La explicación más plausible es que los asiáticos estaban mejor entrenados, posiblemente por ser más dóciles que los africanos, respondiendo mejor las indicaciones del mahout o conductor, que se colocaba sobre su cuello. En este caso cuenta más el entrenamiento que el tamaño. Que conste que no hago analogías sexuales. Si lo habeís pensado es producto de vuestras calenturientas, lividinosas y pervertidas mentes. 

Postdata
Escribo este blog la última semana de Marzo de 2020, confinado como muchos a causa de la pandemia del coronavirus llamado COVID-19. Una pandemia que nos tiene que hacer cambiar muchas cosas. Entre ellas recordarnos que, al final, quién de verdad nos cuida cuando realmente hace falta es algo llamado Sanidad Pública, con mayúsculas. 



Enlace a las otras entradas del viaje


Norte India I: Madrid-Delhi-Canal Dhamkop-Sultanpur National Park (15 de Noviembre 2019). Pinchar aquí. 

Norte India II: Delhi-Sawai Madhopour-Ranthambore National Park (sector 3) 
(16 de Noviembre 2019). Pinchar aquí. 

Norte India III: Ranthambore National Park (sector 4)-Desierto del Helipuerto-Ranthambore National Park (sector 3) (17 de Noviembre 2019). Pinchar aquí. 

Norte India IV: Ranthambore National Park-Rio Banash-Bharatpur (Canal del Hospital del Gobierno) (18 de Noviembre 2019). Pinchar aquí. 

Norte India V: Keoladeo Ghana National Park (Bharatpur). Primera parte.  
(19 de Noviembre 2019). Pinchar aquí. 

Norte India VI: Keoladeo Ghana National Park (Bharatpur). Segunda parte.  
(19 de Noviembre 2019). Pinchar aquí. 

Norte India VII: Bharatpur-Campos de Chak Sakeetta-Chambal Safari Lodge (Agra).  
(20 de Noviembre 2019). Pinchar aquí. 

Norte India VIII: Chambal Safari Lodge-Río Chambal (Baha)-Taj Mahal (Agra)-Delhi.
(21 de Noviembre 2019). Pinchar aquí.  

Norte India IX: Delhi-Parque Nacional Corbett-Río Kosi 
(22 de Noviembre de 2019). Pinchar aquí.