Alcaudon colirrojo

Alcaudon colirrojo

domingo, 28 de diciembre de 2014

Colaborando un poco para nuestros antepasados los anfibios

Acondicionamiento de balsas para anfibios con los amigos de la Sociedad Catalana de Herpetología
(28 de Diciembre de 2014)

No se trata de una inocentada, sino de una de las actividades que realizan un grupo de chalados, entre ellos mi hijo Oriol, a las que me sumo gustoso. Hoy hasta Assumpta nos ha echado una mano con la intendencia, es decir con las botifarres y la cansalada a la brasa. 

En esta caso la actividad ha sido promovida por Dani Fernández, vecino de Caldas de Montbui, que ha enredado a herpetólogos varios, incluido a su "presi", Joan Maluquer, incluso diría yo de otras Comunidades Autónomas. Casi un acto internacional en toda regla. El evento ha contado asimismo con la presencia y soporte del alcalde de la localidad, excelente y simpático tipo por otro lado...

Además de trabajar desbrozando los alrededores y limpiando las balsas (incluso fabricando un nueva, aunque dudamos que dure mucho...) hemos almorzado estupendamente y disfrutado de un día en buena compañía. Seguramente este tipo de actividades altruistas conducen a una forma poco estudiada de selección natural, muy alejada de aquella producida  por la TV y el fútbol. 

No me enrollo más y os dejo las fotos. Las podeís ampliar haciendo un click sobre ellas y descargar con el botón derecho sin derechos de autor.  Os dejo una sorpresa en la primera foto (a ver quién la adivina y la pone en los comentarios al final de la entrada, de premio dos botifarres en la próxima salida...) y la receta de mi sopa de fredolics al final. Un abrazo a todos/as y hasta la próxima. 



Frente a la casa de Dani. Hay algo raro en la foto. A ver quien lo adivina...

Reencuentros

Bajando a las balsas

Aquí descargamos las herramientas. Lo primero preparar las brasas...

Se esta calentito eh...

Nos toca acondicionar una balsa de la que salen dos canalizaciones para otras balsas o para riego. Están totalmente colmatadas de barro y con el material que sacamos hacemos otra presa unos metros mas abajo con troncos, ya que no tenemos otro material a mano. No creemos que aguante demasiado, pero servía para colocar el material sobrante. También limpiamos la canalización que se ve enfrente y que al estar obstruida impedía que se llenara una balsa unos metros más abajo. 

Inicio de las obras...

Uno de los beneficiarios, en esta caso un precioso tritó verd (Triturus marmoratus)

Toma cenital donde se aprecian las bonitas extremidades

Las obras van avanzando con dificultad a pesar de la pericia de nuestros ingenieros

Las brasas están en su punto y el equipo de intendencia ha preparado pa torrat amb tòmaquet, botifarres i cansalada, todo regado con agua y vino. La verdad es que sienta de muerte después de pegarle a la pala un buen rato...

¿Qué extraño fenómeno hará que las masas se concentren?

Un buen trago a la bota a la salud de los anfibios

Algunos hasta gastan bromas a Oriol...

Y por supuesto hay que vigilar las brasas, especialmente con Pruna
la simpatiquísima perra de Dani y Sandra

Dani inspeccionando la labor de sus subalternos...
No cabe duda que la inversión en botifarres ha sido positiva...

Magnífico aspecto de la balsa tras el trabajo

Detalle de la obra

Algo más arriba Oriol y Joan han desbrozado un antiguo lavadero que estaba lleno de matorralesy zarzas. Ahora ha quedado un entorno más despejado para nuestros pequeños amigos. Ahí queda el testimonio de mi vástago en tan solidaria y benefactora labor. 




Y el magnífico paisaje de la Mola de Sant LLorenç de Munt al fondo

Contemplando el lavadero/balsa 

Visita final de Joan y Oriol a la balsa de abajo 


Apéndice. Sopa de Fredolics del Josemi

Ingredientes: Fredolics, una cebolla mediana, picatostes, bacon, aceite, caldo de pollo, sal y una picada catalana (almendras, avellanas, un trozo de pan frito y perejil)

Elaboración: Se limpian los fredolics y los dividimos en dos partes iguales: los mas pequeños y bonitos para añadirlos al final a la sopa y los mas grandes o troceados que iran a la sopa. En una cazuela se fríen primero los ingredientes de la picada catalana excepto el perejil. Se pasan a un mortero, se añade el perejil y se maja la picada, que se reserva. En el mismo aceite freímos el bacon a trocitos y lo reservamos. Freímos los fredolics pequeños y bonitos y los reservamos. Freímos luego la cebolla picada y cuando esté dorada se añade el resto de fredolics. Cuando todo esté dorado lo ponemos en la batidora y lo trituramos con un poco de agua o caldo. Añadimos caldo de pollo (Si no tenemos agua y un cubito de caldo concentrado) y la picada catalana, de manera que quede una consistencia de crema ligera y dejamos hervir 20-30 minutos. Añadimos los fredolics y el bacon reservado, dejamos hervir un poco y ya se puede servir la sopa, acompañada de picatostes. 
Bon profit...


Sopa de fredolics en La Barraca, en La Bisbal del Penedès



lunes, 22 de diciembre de 2014

Travesia Izaba-Otxagabia-Iriberri-Auritz: Lluvia, nieve, viento y sol, así es Navarra

Recorrido: Izaba-Collado Belozcarre-Otxagabia-Muskilda-Paso de las Alforjas-Sierra de Abodi-Collado Ollokiate-Hiriberri-Orbara-Latxaga-Auritz (6-8 Diciembre de 2014)

De nuevo este recorrido forma parte del GR 11 y el próximo año tendrá una entrada detallada, pero la tentación de compartir unas inolvidables jornadas hace que duplique esta entrada, de nuevo menos narrativa, pero más visual y de sensaciones. La climatología fué adversa, pero lejos de ser un infierno se convierte en luces y paisajes cambiantes, que enriquecen el camino. ¡Qué monótono sería atravesar los Pirineos de punta a punta con el mismo tiempo soleado! Nos perderíamos las brumas en las montañas y bosques, los arcoiris o ese raro placer de pasear por un hayedo helado. 

Dejo para el blog del GR 11 las otras fotografías: la descripción del camino, las reconfortantes paradas, los caminantes en el camino, valga la redundancia o los momentos de asueto en refugios y albergues. 

Como es habitual nos pegamos un madrugón y quedamos en Parets del Vallès a las cuatro de la mañana...Casi nos estamos acostumbrando. Ya sabíamos que el tiempo era inestable y que el lunes seguramente nos mojaríamos y nos nevaría, pero al no discurrir las etapas por altos collados valía la pena arriesgarse para seguir progresando hacia nuestra meta final, el cabo de Híguer. 

Salimos de Izaba con aguanieve, para ascender al collado de Belozcarre por un sendero que transcurre primero por bosques de roble del país (Quercus pubescens), que luego son sustituidos por hayedos (Fagus selvatica). El paisaje nevado, con las viejas troncas nevadas es especialmente hermoso y nunca deja de cansarnos a nosotros, más propios de hábitats mediterráneos, donde la nieve escasea y por ello es especialmente bienvenida.  


Maltrecho banco, pero lleno de colorido

A pesar del día el camino tiene su encanto

También los troncos caídos tienen su papel ecológico

Panorámica en el bosque caducifolio

Robles en la nieve


Viejas hayas que parecen  vivas con esas prodigiosas y tentaculares ramas

A pesar de todo la vieja tronca del haya sigue ahí...


Alcanzamos el collado de Belozkarre con un paisaje totalmente nevado, que nos acompañará buena parte del camino hasta Otxagabia. La vegetación es distinta y predominan los pinares, posiblemente replantados. El ambiente es gélido, pero el viento no sopla en exceso y la sensación de frío es tolerable. 

Gélida visión del collado de Belozkarre

Diminutos personajes que siguen disciplinadamente el camino

Bosques interminables

El camino discurre ahora por pistas, embellecidas por la nieve

Alcanzamos un cruce de caminos con un curioso lago helado. El cielo gris y las ocres aguas crean una curiosa amalgama. No se que imagen es mejor y por ello pongo las dos. Antes de acabar las pistas nevadas que nos llevaran a Otxagabia encontramos uno de los pocos refugios libres para poder pernoctar. 

Curioso lago

Vision en angular (24 mm)

Se nota que ha soplado el viento

Un lugar para dormir: mesa, chimenea y unas tablas sobre las que reposar

El descenso hacia Otxagabía transcurre ya sin nieve, pero con un viento gélido y vislumbrando las carenas nevadas por las que debemos de caminar mañana. Un reconfortante café nos repone y aprovecho para fotografiar a placer uno de los muchos mirlos acuáticos (Cinclus cinclus). Se trata de una curiosísima ave que se ha especializado en alimentarse en ríos de montaña, precisando aguas rápidas y limpias. Os remito a la entrada de tan bonita ave de mi "ciberamigo" Abel (como dice mi hijo), al que no conozco en persona pero aprecio especialmente. Su blog no tiene desperdicio y como fotógrafo de fauna me pega cien vueltas, como mínimo...Hasta el nombre es guapo: afotandopolpedreru: http://afotandopolpedreru.blogspot.com.es/2012/05/mirlo-acuatico-cinclus-cinclus-el-buzo.html

Sierra de Abodi. Mañana la seguiremos por arriba. 

Impresionan esos viejos robles

Otxagabia

Musgo sobre los muros que contienen el río

Mirlo acuático

Se aprecian perfectamente las tres coloraciones del ave

Mirlo acuático alimentándose

Tras descansar en la estupenda casa Iriarte en Oronz, 5 Km más abajo de Otxagabia, donde dormimos y cenamos estupendamente a un precio muy razonable, iniciamos la etapa más larga y dura del recorrido, sobre todo porque ya sabíamos que gran parte de ella sería sobre nieve, de la que desconocíamos su estado. No obstante, la primera parte, que asciende al santuario de Muskilda y luego baja a un bonito collado (Botin) transcurre sin nieve. 

Santuario de Muskilda. No pudimos acceder. 

Pero por el agujerito de la puerta vimos 
esta notoria arcada

Parece que las ovejas también suben hacia la nieve...

Contrastes otoñales. Aquí todo el mundo iba caminando deprisa
sin gozar de tan bonito expectáculo. Sólo Ferran disfrutó tanto como yo...

Como siempre, vale la pena mirar atrás de vez en cuando

Acebo, de cuyos frutos se alimentan muchas aves en invierno.
Por eso está protegido y es tan importante no recolectarlo

A partir de aquí y prácticamente hasta el final la nieve se impone en nuestro trazado. Afortunadamente la primera parte fué con sol, aunque algo de viento y la nieve estaba bastante compactada en la carena, haciendo agradable la progresión

Hasta esa diminuta cabaña en la Sierra de Abodi debemos ascender

Enormes y solitarias hayas nos marcan el camino

Curioso y bonito aspecto del poste

A nuestros pies, inusualmente nevados, los hayedos de Irati

Imposible leer nada...

Expectacular panorámica de Irati desde la carena de la Sierra de Abodi

Los hayedos congelados sobre  los bosques de Irati. Al fondos las crestas de Urculu

Paso de las Alforjas desde Idokorria

Bonita escena justo encima de donde comimos en tiempo record...

Tras reponer fuerzas seguimos el recorrido por la carena de la Sierra de Abodi, pero con un ambiente más glacial, casi lúgubre, pero con una magia difícil de explicar. Es de los momentos en que mas he disfrutado del GR 11. Pocas veces nos podremos encontrar con un hayedo carenero con nieve, hielo y niebla, pero que lejos de afear el paisaje no hacía sino darle una extraña belleza. Acabamos en Iriberri, ya sin nieve, con una merecida cerveza. Os dejo una selección de imágenes en las que sobran los comentarios. Disfrutadlas tanto como yo. 












Tras recogernos  nuestro excelente José Ignacio llegamos de nuevo a Oronz, donde una merecida ducha y otra buena cena en Casa Iriarte nos repusieron totalmente del esfuerzo. Mañana última etapa, que sabremos que será con lluvia, aunque las previsiones son de escasa cuantía. Decidimos seguir adelante para conocer casi toda la climatología navarra. De hecho casi todo el camino nos ha lloviznado, excepto algún breve paréntesis. 

Bajando hacia Orbara

Ovejas pastando a los pies de Orbara

Multicolor escena

Subiendo hacia Latxaga, Orbara a nuestros pies

Mágicos momentos en el hayedo

Algunas hayas aún conservan las hojas

LLegamos a una altiplanicie, con prados, bosques y casas. Tras un descenso por otro bonito hayedo nos adentramos en los espesos bosques entre la Fábrica de Orbaiceta y Roncesvalles, que recorreremos por pistas hasta Auritz, final de nuestro periplo navarro. 

Borda Malquiey

De esa encrucijada venimos...

Una sucesión interminable de prados, bosques y granjas



Hacia allá iremos, bordeando por la derecha 

Mágico momento  en que el arcoiris alegra el plomizo día

En cualquier momento parece que un trasgo vaya a salir...

Y siguen en pie...

A pesar de la llovizna, aún quedan buenas imágenes para registrar

Riachuelo serpenteando en el hayedo

Ya estamos algo cansados de la lluvia

Y por fin llegamos a Auritz/Burguete

De nuevo José Ignacio nos recogió para llevarnos, tras cambiarnos de ropa a Izaba, donde nos obsequiaron, nunca mejor dicho, con un estupendo menú por 15 euros, que nos hizo más llevadero el largo regreso de 5 horas hasta Parets.